Como cada año en Barcelona recibimos el MWC, y entre tanto device y gadget hemos vuelto a ver un viejo conocido, el Nokia 3310. Parecía un espejismo, pero no lo era, de entre pantallas táctiles de proporciones desmesuradas, salía de nuevo un restyling del ‘ladrillo’ indestructible que teníamos por el año 2000. ¿Cómo es posible? Según la marca mejicana Bimbo el fenómeno de resucitar viejas glorias responde a un síntoma denominado #Sistalgia, que lo define así:

SISTALGIA: sentimiento de nostalgia sobre aquello pasado que vuelve a estar presente.

Y es que coincide que desde que Bony, Tigretón y la Pantera Rosa vuelven a arrasar entre los ‘niños’ de 30 a 40 (un servidor incluido), el movimiento sistálgico está de moda.

¿Por qué sucede esto? Sinceramente, no lo sabemos, pero suponemos que la insaciable maquinaria propagandística del consumismo se ha visto en una espiral de retroalimentación con productos que no aportaban nada más que, valga la redundancia, más de lo mismo (veáse el ejemplo de Apple y su abandono a la innovación). Ante esta situación de desamparo hacia el consumidor y su dosis periódica de innovación, automáticamente el público busca experimentar satisfacción con el lanzamiento de mitos del pasado cual adicto con syndrome de abstinencia.

RENAULT 4 Restyling y Classic edition

Seguramente el pistoletazo de salida lo dio el sector automovilístico, retomando sus antiguos modelos diseñando los denominados restylings. Uno de los primeros fue el Chrisler PT Cruiser emulando la línea de su antecesor de los años 30 el Serie C18. Luego vimos el revival de un icono legendario, el Mini, y años más tarde la aparición del utilitiario italiano el Fiat Cinquecento (500). Los taxis de Londres tambien vivieron el mismo proceso, y concept cars como el diseño conmemorativo del Renault 4 edición 50º aniversario muestran la evidente moda por la nostalgia de diseños pasados.

 

El restyling en la era tecnológica

Concept design

Actualmente vemos muchos ejemplos que muestran la evidencia de que este fenómeno ha calado en el mundo de la tecnología. Por citar ejemplos, recientemente se ha lanzado un remember de la Polaroid con el mismo sistema de impresión instantánea, de aspecto distinto y sencillo con tecnología actual de almacenamiento de memoria (SD card + USB connect). Lo mismo pasó a finales del pasado 2016 Nintendo lanzó la mini NES, una consola portátil que cabe en la palma de la mano con todos los juegos incorporados en su memoria interna (sin cartuchos), y connectividad HDMI. Ahora, en el MWC se presenta el Nokia 3310, conservando una línea fiel y con las mismas proporciones pero con un grosor más fino. La compañía finlandesa pretende venderlo a un módico precio de 49 €, y también de que su batería dure hasta 1 semana sin necesidad de volver a cargarlo, y cómo no con el juego de la serpiente.

 

Sabemos que la ejecución de adaptar un diseño antiguo para traerlo al momento presente no es nada fácil, es un gran poder que conlleva una gran responsabilidad. No obstante, el pico febril que produce la noticia de la reaparición suele tener una efervescencia muy corta por lo que nos tememos que este tipo de diseño no deja de ser pan para hoy y hambre para mañana. Que haya aparecido el nuevo Nokia 3310 nos ha tocado el corazón, pero somos conscientes que el futuro del móvil en el MWC no pasa por el pasado, tan sólo nos ha hecho recordar que algún día “Yo fui a EGB” 😉